Medio natural

Y en medio de la estepa castellana nos encontramos….

 

Rágama se encuentra en la planísima meseta norte, con un clima bastante extremo, de altas temperaturas estivales y pocas lluvias y temperaturas mínimas en invierno. Lo escarpado del territorio, con escasas masas forestales hace que el viento circule con toda su fuerza.

Sin embargo, paseando por sus tierras nos encontramos con interesantes espacios naturales que albergan las especies naturales de la zona. La laguna de lavajares es una de estas zonas, natural descansadero de grullas en su periplo migratorio, además de ánades, patos, gansos, avefrías, garzas y otras aves.

Además, todo el territorio del municipio es Zona de Especial Protección de Aves, siendo una de las principales áreas de anidamiento de la avutarda, el ave volador de mayor tamaño. Las codornices y sobre todo perdices rojas son otros habituales del territorio ragameño.

Además de todo este elenco de aves, liebres y conejos campan por el terreno, teniendo como depredador algún que otro zorro. Esquilmados en otro tiempo por la falta de comida y el mal uso de horvicidas, comienzan de nuevo a proliferar lagartos, lagartijas, culebras y otros reptiles.

El río Regamón que surca el término municipal de sur a norte, aunque no proporciona abundantes ni continuas aguas durante todo el año, si da cobijo a muchas de estas especies, alimentando a las pocas choperas que quedan.